Menu

Los reyes Guillermo y Máxima de Holanda distinguieron a la niñera de sus hijas con un insólito ascenso

Los reyes Guillermo y Máxima contrataron a Eveline van den Bent en 2006 para que cuidara a las princesas Amalia y Alexia, y luego también a la princesa Ariane, que nacía justo un año después de empezar a trabajar con los entonces príncipes de Orange. Catorce años después de su llegada al Palacio de Huis ten Bosch, la residencia principal de la familia real holandesa, se ha convertido en la secretaria privada del rey de los Países Bajos a través de un decreto real.

Trabajar dentro de los muros del palacio real no es para todos. A pesar de eso, Eveline van den Bent cumplió su labor a la perfección durante años y, en los últimos días, fue reconocida por la reina Máxima de Holanda con un importante ascenso. Sin lugar a dudas, hoy en día, es una de las confidentes más importantes del rey Guillermo de Orange y su esposa.

Dada la confianza que le tienen y por su gran trabajo demostrado en los últimos años, el matrimonio real premió con este relevante cargo a la ex niñera de sus tres hijas, a quien consideran una más de la familia. Pero su ascenso dentro de la corona no fue de un día para otro. Fue realizando diversas tareas hasta llegar a ser la mano derecha de Guillermo de Orange y manejar los asuntos reales.

De acuerdo al diario holandés LibelleEveline van den Bent estudió derecho notarial en la prestigiosa Universidad de Leiden, la más antigua del país y casualmente la misma en la que el propio monarca holandés se licenció en Historia.

El experto real, Rick Evers, confirmó la noticia vía Twitter. “De niñera a secretaria privada”, escribió el periodista en un mensaje junto a un video que recopila imágenes de Eveline van den Bent en actos oficiales junto a la familia real.

“La Sra. Van den Bent se convirtió en Secretaria Privada por Real Decreto. Seguirá siendo una confidente cercana y asistente personal de toda la familia”, añadió el especialista en otro mensaje sobre el ascenso de Eveline van den Bent.

La reina Máxima fue quien le dio su primera oportunidad, apenas tres años después de haberle dado empleo como niñera. Durante el tiempo que cuidó a las princesas, la monarca logró conocerla mejor y en 2009 la convirtió en su asistente personal.

Cuatro años después, tras la coronación de Guillermo en 2013, Eveline van den Bent asumió también el puesto de asistente personal del nuevo rey de Holanda, que compaginó con el mismo cargo que ya venía desempeñando para Máxima.

Cuando Máxima la contrató como su asistente personal, los reyes buscaron a otra persona para reemplazarla. A Eveline la sustituyó como niñera una compatriota de la reina. Guillermo y su esposa eligieron a una argentina que hablaba inglés, francés y holandés y que había estudiado Literatura en la Universidad Nacional de Córdoba. Hoy cada una de las princesas tiene su propio asistente.

Amalia de Holanda–quien algún día será reina de los Países Bajos- accedió al club de las futuras reinas de Europa al abdicar su abuela, Beatriz de Holanda. La joven de 16 años es parte de la generación en la que reinará un mayor número de mujeres. La misma a la que pertenecen la princesa de Asturias, Leonor de Borbón (14); Ingrid de Noruega (16) y Elisabeth de Bélgica (18). Todas ellas forman parte de grupo selecto liderado por otra fémina, Victoria de Suecia, de 42 años, que pese a la diferencia de edad que la separa de ellas, llegará al trono en la misma era que las cuatro adolescentes anteriormente mencionadas. Además de ser futuras reinas, tienen en común que sus respectivas madres no tenían vínculo real.

El rey Guillermo asumió el cargo el 30 de abril de 2013. A partir de ese momento, la niña empezó a tener más protagonismo en actos y eventos reales. Una vez cumplida la mayoría de edad, la primogénita de Máxima y Guillermo podrá abandonar el palacio familiar –de 50 habitaciones, ubicado a solo 43 kilómetros de Ámsterdam– y elegir instalarse en alguna de las otras siete residencias reales.

Fuente: Infobae

Related Posts