Continúan controles que restringen las fiestas en casa, exigen el uso obligatorio de mascarillas y medidas de bioseguridad en los locales

2262

La noche del sábado 8 de agosto, los delegados de la Dirección de Justicia y Vigilancia junto a la Policía Nacional, recorrieron Bastión Popular donde la Policía tenía identificadas tiendas y casas que vendían alcohol, con personas libando al interior y exterior de las mismas, en la vía pública, las cuales fueron clausuradas por estas acciones, por el no uso de mascarillas y por exceder el horario del toque de queda, que rige de 23h00 a 05h00. 

Además, en Bastión Popular también se clausuraron dos viviendas donde se celebraban reuniones sociales con consumo de alcohol, sin mascarillas ni distanciamiento, prohibidas por la nueva ordenanza. Mientras que otro grupo de funcionarios municipales y policías nacionales extendieron estos controles en el sur, norte y suburbio, dijo Andrés Moncayo, delegado de Justicia y Vigilancia, quien estuvo a cargo del operativo. 

De esta forma, el Municipio continúa con los operativos para que durante este fin de semana, que se junta con el feriado del 10 de agosto, la ciudadanía cumpla con las ordenanzas que restringen las reuniones y fiestas en casa, que exigen el uso obligatorio de mascarillas y la que establece las medidas de bioseguridad que tienen que cumplir los establecimientos comerciales para prevenir el contagio y evitar el rebrote de la COVID-19 en Guayaquil. 

En tanto que el sábado 8 de agosto, Xavier Narváez, director municipal de Justicia y Vigilancia, se trasladó a Playa Varadero, para dirigir el operativo que restringe el acceso de los visitantes a la infraestructura turística y la playa, que por disposición de la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, continúa cerrada para evitar el rebrote de la pandemia. 

Asimismo, este domingo 9 de agosto, la primera autoridad del cantón, a través de sus redes sociales, volvió a hacerle un llamado a la ciudadanía para que cumpla con las ordenanzas municipales y del Comité de Operaciones de Emergencia Cantonal, para evitar el contagio del coronavirus, a través del uso obligatorio de mascarillas, lavado y desinfección de manos, mantener el distanciamiento social, no hacer fiestas ni reuniones en las casas, no libar en la vía pública ni al interior de tiendas, licorerías y bares y respetar el toque de queda. 

Además, a través de las cámaras Ojos de Águila de la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil (CSCG), se está detectando a los locales que venden licor de forma clandestina, irrespetando el toque de queda, los cuales están siendo clausurados, como ocurrió con un negocio en las calles Guaranda y Argentina.