Así llegó el Reino Unido a tener la peor recesión de su historia

2186
In this screen grab taken from video, Britain's Prime Minister Boris Johnson addresses the nation from 10 Downing Street, in London, Monday March 23, 2020. Johnson has ordered the closure of most retail stores and banned gatherings for three in a stepped-up response to slow the new coronavirus. The measures Johnson announced in an address to the nation on Monday night a mark a departure from the British government's until-now more relaxed approach to the worldwide COVID-19 pandemic. (UK Pool via AP)

Durante el segundo trimestre de este año, el PIB británico cayó en 20,4 por ciento.

El Reino Unido cayó en la más profunda recesión que se haya registrado en su historia, como consecuencia de la pandemia, al registrar en el segundo trimestre de este año un bajón de su Producto Interno Bruto (PIB)  del 20,4 por ciento, el peor resultado entre los países más desarrollados del mundo.

La caída británica es dos veces más grave la registrada en Estados Unidos, diez veces más seria que la que se produjo durante la crisis financiera mundial del 2008, y la peor entre los países de la Unión Europea.

La pandemia ha golpeado a todos los países del mundo, pero a los británicos parece haberles apaleado más duro que a las de sus colegas del Grupo de los 7. Por ejemplo, el PIB de Francia cayó -13,8%, el de Italia con -12,4%, el de Alemania -10,1%, el de Estados Unidos -9,5% y Japón -7,6%.

La histórica recesión se hizo evidente en los datos que suministra la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS), que lleva los registros comparables en 1955.

La razón de porqué el Reino Unido salió tan rajado en materia económica tiene varias aristas.

Los resultados de los meses de enero a marzo ya habían dado señales poco alentadoras para la economía británica, que había registrado una caída del 2,2%. En ese momento se argumentó que la baja estaba relacionada con la salida británica de la Unión Europea, conocida como el brexit, con la que mantiene negociaciones para definir los parámetros de retirada definitiva el próximo 31 de diciembre.

Los expertos ya preveían que se produjera un impacto negativo de las medidas impuestas por el primer ministro Boris Johnson a finales de marzo y que provocó la paralización de los sectores no esenciales de la economía.

Johnson desestimó inicialmente la gravedad de la pandemia, pero tuvo que reconsiderar la situación tras convertirse en el primer mandatario en sufrir de coronavirus en el mundo.

Hasta el momento, se han contabilizado en el Reino Unido más de 300 mil contagiados, y más de 50 mil muertos, las cifras más altas de toda Europa.

Los británicos se han preciado de hasta ahora una de las economías más sólidas del mundo, siendo su moneda, la libra esterlina, la más fuerte, por encima del dólar, y un nivel de desempleo histórico por debajo del 5 % .

Sin embargo, la oficina de estadística ha dicho que la crisis podría dejar sin trabajo a más de 2,5 millones de personas en este país de 66 millones de habitantes, donde más de 7,5 millones de personas se han acogido al programa estatal de ayuda para la retención de empleo.

Christopher Field, veterano analista económico y excolega de Johnson en sus tiempos de editor periodístico, explicó a EL TIEMPO que “son muy claros los factores que estén poniendo al Reino Unido como ‘el enfermo de Europa’”.

A juicio Field, la debacle tuvo su origen en las vacilaciones del gobierno, que tardó en aplicar un estricto bloqueo y que luego se alargó más que en otros países.

“No se puede culpar a Johnson y sus ministros por la llegada de una pandemia global, pero sí se le puede juzgar por esas vacilaciones”, apuntó el analista.

Por su parte, Stephen Bellas, profesor de Estudios Empresariales del London South Bank University, dijo a este diario que también ha influido en la recesión el tema el cierre de las escuelas, que llevó a muchos padres que trabajan a quedarse en casa y cuidar de sus hijos.

Otro tema que ha afectado es la propia estructura de la economía británica, que está concentrada en el sector de servicios y una parte relativamente grande de la actividad depende de la interacción social cara a cara que es susceptible de distanciamiento físico.

De acuerdo a las estimaciones de la firma Goldman Sach, el gasto del consumidor en áreas como cines, restaurantes, hoteles y entretenimiento en vivo representa el 13% de la economía en el Reino Unido, en comparación con el 11% en Estados Unidos y el 10% en la eurozona.

En el impacto también ha influido también el llamado “factor miedo”, según Bellas.
De hecho, las encuestas señalan que las personas en el Reino Unido están más preocupadas por el coronavirus que las poblaciones de otros países.

Ahora, la gran incógnita es qué tanta influencia tendrá el brexit en el futuro económico.

Los británicos se pondrán ante la prueba de tratar de resolver la crisis económica solos, y sin el respaldo del bloque europeo, que ya tiene un plan de recuperación por más de 750 mil millones de euros para apoyar a sus socios afectados por la pandemia.

Fuente: El Tiempo