California declarada zona de desastre

2172

La sequía, los relámpagos y las altas temperaturas no están dando alivio en el norte de California y decenas de incendios forestales continuaban este domingo amenazando comunidades y obligando a más personas a evacuar.

Los incendios han consumido ya unos 4.046 kilómetros cuadrados en una semana y el presidente Donald Trump declaró el sábado área de desastre mayor, lo que permitirá el acceso a fondos federales.

Un pronóstico de un cambio adverso en el clima, con vientos y temperaturas más intensos, y más relámpagos para el domingo elevó los temores de que aparecieran nuevos incendios.

El sábado, los bomberos se vieron auxiliados por un clima más húmedo y templado, pero el humo impidió los vuelos de los aviones que arrojan agua durante parte del día.

Los bomberos, que llevaban más de una semana abrumados por la magnitud del esfuerzo, recibieron refuerzos para combatir las llamas, que han destruido cientos de viviendas y estructuras, y amenazan a muchas más.

Casi 14.000 bomberos han sido enviados a combatir las llamas, pero aún no se ha logrado contener los fuegos más grandes.