500 ciudadanos iniciaron sus clases de inglés

292

En el Salón de la Ciudad del Municipio de Guayaquil, la Empresa Pública Municipal Desarrollo, Acción Social y Educación (EP DASE), junto a sus autoridades y en conjunto a directivos del Instituto Superior Tecnológico Bolivariano de Tecnología (ITB), realizaron un evento simbólico, en cual se entregaron a 35 beneficiarios de las becas de excelencia académica, diplomas de reconocimiento por haber sido seleccionados dentro de los 500 ciudadanos para aprender el idioma inglés, en modalidad virtual. El resto de diplomas será entregado posteriormente para precautelar la salud de los becarios.

Jorge Acaiturri, gerente general de la EP DASE, explicó la importancia de conocer un nuevo idioma. “Nikola Tesla decía que la comprensión mutua sería enormemente facilitada con el uso de una lengua universal, y qué lengua más universal que el inglés, que es la segunda más utilizada en el mundo, y no solo nos sirve para poder comunicarnos, sino que es fundamental para los comercios, para los negocios, para la docencia, para la investigación, para el desarrollo, para la innovación y, sobre todo, para que ustedes estudiantes tengan muchas más oportunidades de obtener un empleo” expresó.

En el evento también se realizó una conexión virtual con otros estudiantes que se mostraron entusiasmados por esta nueva oportunidad.

Además, Marco Bonilla Meza, beneficiario de la beca, muy agradecido por el programa, dio unas palabras. “Hoy es un día especial para todos nosotros, en el cual sentimos satisfacción al ser parte de este programa del Municipio de Guayaquil y la Empresa Pública DASE, en beneficio de la ciudadanía. 500 personas hemos sido favorecidas, para prepararnos en un idioma que es utilizado en el mundo, permitiéndonos diferenciarnos en el mercado laboral y asegurándonos un mejor futuro para nosotros, nuestras familias y nuestra ciudad” manifestó.

La EP DASE y el ITB meses atrás firmaron un convenio para que 500 personas puedan acceder a estudios del idioma inglés 100% gratuitos y de esta manera garantizar el acceso a un nuevo idioma a grupos prioritarios o en situación de vulnerabilidad y así beneficiar de la comunidad e incidir en la mejora del futuro profesional de los ciudadanos.