Medallistas levantaron el mayor peso para ecuatorianas: Su autoestima

520

Las medallistas olímpicas de Ecuador Naisi Dajomes (oro) y Tamara Salazar (plata) levantaron el mayor peso para las mujeres ecuatorianas: Su autoestima. Ese fue el corolario de un homenaje con el que fueron recibidas este miércoles a su retorno de Tokio 2020.

Y es que Dajomes, la halterista ecuatoriana que se adjudicó el oro en la prueba de 76 kilogramos; Tamara Salazar que alcanzó la plata en los 87 kilogramos; y Angie Palacios que obtuvo un diploma olímpico en los 64 kilogramos en Tokio 2020, se han convertido en símbolos femeninas de su país.

Las tres «levantaron un peso enorme: La autoestima de la mujer ecuatoriana», para que «reconozca el valor de ser mujer», aseguró la viceministra del Deporte, María Belén Aguirre, durante el homenaje que se desarrolló en el estadio olímpico «Atahualpa» de Quito.

Aguirre reconoció que las medallas olímpicas que han traído al país las tres deportistas suponen un enorme sacrificio de ellas, pero también que «los sueños están hechos para cumplirse» y que son posibles con un trabajo arduo.

Dajomes coincidió en que el oro que consiguió en Tokio «costó muchos años de trabajo, años de lágrimas», pero que también fueron conseguidas por el permanente aliento de sus compatriotas.

Esta medalla «es también por ustedes: Ecuador», apostilló la halterista tras comentar que en su competición también jugaron a su favor la concentración, la técnica y los consejos de sus entrenadores.

Al atender preguntas de periodistas, Dajomes comentó sobre el conflicto que se suscitó en España, justo antes de partir a Tokio, cuando quedó en duda su participación por un «falso positivo para covid-19».

El episodio, en el que dijo creer que hubo algo oscuro y que finalmente se superó, le atormentó al punto que perdió dos kilos de su peso corporal, aunque añadió que eso, al final, no fue determinante para mantener la forma que mostró en la competencia.

Dajomes, que como siempre lució su ya famoso lazo en la cabeza para sujetarse el pelo, también se ha convertido en una figura por ese adorno que muchas mujeres ecuatorianas ya piensan en usar como símbolo del nuevo poder de la feminidad ecuatoriana.

También Tamara Salazar se mostró sorprendida por el homenaje de recepción, aunque aceptó que esa «energía y buenas vibras» de sus compatriotas las sintió durante la competición.

«Las pesas que alzamos las levantamos con todas ustedes», remarcó Suárez que mañana, jueves, recibirá otro homenaje en su natal San Vicente de Pusir, en la provincia de Carchi, en el norte andino de Ecuador y fronteriza con Colombia.

Angie Palacios, hermana de Naisi, recordó por su parte que sólo faltan tres años para las próximas olimpiadas en París, un tiempo que «va a pasar volando» y para el que ya debe iniciar la preparación.

Ella solicitó el apoyo del Estado en cuanto al equipo multidisciplinario que se requiere para una preparación de alto rendimiento.

En el homenaje organizado por la Concentración Deportiva de la provincia de Pichincha, cuya capital es Quito, se multiplicaron los premios para las halteristas que recibieron becas, una casa, un automóvil nuevo para Dajomes, placas de reconocimiento, entre otros.

El homenaje se dio en un momento en que varios deportistas ecuatorianos que participaron en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, como el medallista de oro en ciclismo de ruta, Richard Carapaz, han criticado a las autoridades deportivas del país por la falta de apoyo a los atletas.

Asimismo, en las redes sociales se ha destapado un debate sobre la actuación de varios dirigentes que, supuestamente, han ocupado cupos de la delegación olímpica para personas ajenas al equipo nacional, en detrimento de entrenadores que no pudieron acompañar a sus pupilos. EFE